25 cosas que puedes hacer en sólo 5 minutos

Prepara el cronómetro porque en menos que canta un gallo tu casa estará limpia y ordenada cada día del año. ¿Empezamos?

Despeja las mesitas de noche Aunque por la noche leas un libro u hojees una revista, por la mañana colócalos en la estantería o revistero. No se vale que cada vez haya una pila más alta sobre la mesita. 

Rellena los dispensadores de jabón Tanto del baño como de la cocina. Lavarte las manos y estar apretando como una posesa el dispensador para que caiga una gotita de jabón, no mola. Tu baño no es el de un área de servicio.

Cambia las bombillas ¿Cuántas veces te ha ocurrido que cuando entras en una habitación y está mal iluminada piensas "mañana cambio esa bombilla fundida sí o sí? Pues es el momento de hacerlo.

Limpia los espejos Sobre todo si hay niños en casa, los espejos son como un imán atrapa huellas. Limpios darán una sensación de amplitud y más luminosidad al espacio.

Riega las plantas Si tienes plantas, márcate un día a la semana para regarlas y mantenerlas con vida. Te lo agradecerán y tú no te sentirás mal por haberlas desatendido.

5b5c5d6d4cfea777ddba9154708f21e7.jpg

Despeja bolsos y abrigos del perchero del recibidor El perchero tiene una función específica pero para nada es la de un armario. Un perchero lleno de chaquetas bolsos, foulares da una sensación de desorden y dejadez. 

Ordena la nevera Mira en los cajones de la fruta y la verdura si ya hay algo demasiado maduro o incluso pasado. Coloca bien los botes y los tuppers. Ordenar la nevera te ayudará a saber qué tienes, qué necesitas comprar y que debes comer cuanto antes para no tener que tirar alimentos.

Cambia el plástico por vidrio Intenta deshacerte del plástico y coloca los cereales, las legumbres e incluso la pasta en botes de vidrio. Es más ecológico y al ser transparente encontrarás lo que buscas con mayor facilidad.

Ordena el escritorio Igual que con la mesita de noche, si tienes un escritorio intenta que el sobre no esté lleno de papeles y otros objetos. Es una mesa para trabajar, no una bandeja donde dejar cartas, estuches, sobres...

Limpia las brochas de maquillaje Te maquillarás mejor y te durarán más. Su limpieza no requiere mucho esfuerzo, tan sólo tienes que seguir estos pasos.

Retira el polen y hojas secas de las plantas y ramos Las plantas aportan un plus de naturalidad y frescura allí donde están. Igual que los ramos de flores, una casa donde los seres vegetales son bienvenidos es más alegre y está más llena de vida. Sin embargo, no dejes que el polen de los estambres de las flores o las hojas secas se queden demasiado tiempo sobre la repisa de la cómoda o en el suelo. Da sensación de dejadez.

47eeb953783a5627e0e2d8464a9c2b75.jpg

Vacía el lavavajillas El lavavajillas no es un armario más para guardar platos, vasos y demás. Si el programa ya ha finalizado, guarda cada cosa en su lugar y vacía el lavavajillas.

Ordena las cartas y el cajón vacíabolsillos Si en el recibidor tienes un cajón o una bandeja sobre la cómoda donde dejar las cartas, las gafas de sol, monedero, tickets... una vez por semana pon orden. Deshecha aquellas cartas que no te interesen -publicidad- y guarda las facturas si aún las recibes en papel.

Los cuadros, rectos Puede ser que al pasar el polvo los cuadros que tienes colgados se hayan torcido un poco. Coge distancia y mira que no estén torcidos, si es así, vuelve a ponerlos bien. 

Superficies despejadas Más claro agua: ni mesitas de noche, ni el escritorio ni encimeras. Las superficies de cualquier muebles no son para ir dejando lo que nos encontramos -hay que guardarlo donde toca-.

Haz la cama y guarda la ropa del día anterior Cada día. Nada más levantarte. Es que es hacer la cama y la habitación cambia completamente.

Ordena la ropa Una vez que has hecho la cama recuerda que la ropa del día anterior no se guarda ni en el suelo ni en la banqueta ni en la butaca. Si está sucia, déjala en la cesta de la ropa para lavar y si necesita un planchado, colócala en el armario para cuando tengas más ropa para planchar. Lo demás, vuélvelo a doblar y a guardar en el armario. 

Limpia el cristal de las puertas correderas Suelen ser grandes así que no hace falta que te pongas a limpiar todos los cristales de la casa. Pero en cinco minutos tus puertas correderas pueden quedar libres de cualquier huella.

Secado a conciencia Ten un trapo de microfibra siempre a mano y seca muy bien la grifería y las paredes para mantenerlos siempre relucientes.

Limpia los zapatos ¿Recuerdas que el fin de semana fuiste de excursión familiar? Es el momento de limpiar los zapatos y sacarles el barro y el polvo.

Guarda los zapatos Aunque cuando llegas a casa te pongas las zapatillas, el recibidor no es un bazar de zapatos. Acostumbra a guardar los zapatos en su lugar, el zapatero.

Ahueca los cojines del sofá Para que los cojines del sofá no se deformen y el sofá pierda su presencia y su línea, ahueca los cojines y después coloca de manera ordenada el resto de cojines decorativos.

Cambia los toallas Una vez por semana como mínimo. Sobre todo la de manos. Debemos dejarlas secar bien y no cojan humedad ni bacterias que les dejen olor.

Tiende la ropa de la lavadora Este electrodoméstico sirve para limpiar, no almacenar la ropa. Cuando el programa haya acabado, no dejes que la ropa se quede en el tambor. Estropea tus prendas y la lavadora. Aprovecha y tiende la ropa (o usa la secadora).

Ventila la casa Es un gesto sencillo y ecológico. La casa necesita airease, desprenderse del dióxido de carbono y llenarse de oxígeno. Porque ventilar es más saludable de lo que parece a primera vista. 

Si paras el cronómetro verás que has acabado cualquiera de estas actividades de "orden y limpieza" en menos de 5 minutos. Así que una cosa menos para hacer al llegar del trabajo o el fin de semana.

De ese modo, ganarás tiempo para hacer lo que quieras el fin de semana y no te sentirás como si participases en una maratón de limpieza para poner la casa a punto.