Todo lo que tu dormitorio necesita para el descanso perfecto

Un buen día empieza la noche anterior. Tenemos el secreto para conseguirlo: redecora tu dormitorio y descansarás mejor

Pon colores claros 

Calma y serenidad. Eso es lo que debe transmitir el dormitorio, por lo que lo mejor es optar por tonalidades claras de azul, verde o rosa –que parecen alejar las paredes y no agobian– con una dosis de blanco que las ilumine.

La serenidad del azul

El azul ofrece abrigo y tranquilidad. Elige tonos pastel y si quieres, aporta una nota de rojo para que le de calidez. Los materiales como la madera en complementos de decoración también son muy recomendables para la harmonía del lugar.

¿Cuándo cambiar el colchón? 

Renuévalo cuando no descanses bien. Lo aconsejable es cada 10 años, aunque hay colchones garantizados hasta 25 años. Si te levantas con dolor de espalda puede que tu colchón haya perdido sus propiedades. 

Cuida las sábanas

 No es lo mismo entrar en la cama y sentir un tacto áspero que adentrarte en un mundo de suavidad. Elígelas de algodón, que son más frescas para el verano. ¿Un dúo de éxito? Combina una bajera lisa con una sábana de estampado suave. El lino es perfecto para dar un toque cálido y rústico al dormitorio.

No te olvides de los plaids y los cojines

Además de 2 cuadrantes a juego con las sábanas o bien con sábanas blancas como las de la imágen, añade 3 ó 4 cojines y un plaid de color vivo. Son el complemento perfecto para dar tu toque de personalidad al dormitorio.

La temperatura ideal

Ventila el dormitorio y regula la temperatura entre 18º y 22º C. ¿La humedad ideal? Del 50 al 70%.


Ahora ya podrás disfrutar, desconectar y descansar en tu dormitorio. Felices sueños.