CÓMO MANTENER EL ORDEN EN LA COCINA

¿Estás harto de tener que vaciar un armario de la cocina para sacar una olla? ¿No sabes dónde guardar los dichosos táperes? ¿Limpiar la cocina se convierte en una odisea porque está todo lleno de trastos? Sabes que ha llegado el momento de poner orden en la cocina, pero no sabes por dónde empezar. Vamos a ayudarte con estos consejos para conseguir una cocina ordenada según el método Konmari y que nunca más vuelva el desorden.

Partiremos de los consejos de Marie Kondo, la gurú del orden, creadora del método Konmari, que ha vendido millones de ejemplares en todo el mundo de su libro La magia del orden. En él ofrece consejos para mantener tu hogar ordenado a base de hacer un cambio de hábitos, de ser conscientes de lo que nos hace felices, de lo que necesitamos realmente. Una de sus premisas es: «cuando reducimos lo que poseemos y, en esencia, “desintoxicamos” nuestra casa, eso también surte un efecto desintoxicante en nuestro cuerpo». Pasemos, pues, a desintoxicar la cocina.

Antes de nada, debemos tener claro que, según Marie Kondo, «la organización efectiva implica dos acciones esenciales: eliminar cosas y decidir dónde guardarlas. De estas dos, la eliminación va primero».

 Primer paso: desechar

Normalmente, la cocina es la zona de la casa que más cuesta ordenar por la gran cantidad de objetos que se acumulan y que suelen ser de uso frecuente. La base del método Konmari es desechar todo aquello que no nos haga felices. Aplicarlo en la cocina puede resultar más complicado que con objetos más personales como ropa, recuerdos, libros… ¿Una sartén puede hacerte feliz? Quizás no, pero no la vas a desechar, la necesitas. Así, lo primero que debes hacer es eliminar todo aquello que no usas, no necesitas o que está deteriorado.

Para llevar a cabo una eliminación eficaz debes sacar todos los objetos de los armarios. De esta manera tendrás a la vista todo lo que posees, te darás cuenta del exceso de utensilios y conservas, y podrás enfrentarte mejor a la eliminación. Si te abruma la idea de vaciar todos los armarios de una vez, puedes dividir esta tarea en tres partes: objetos de cocina y mesa, productos de limpieza y alimentos.

Cuando ya tengas todo fuera de los armarios, dedícate a coger cada uno de los objetos y a pensar conscientemente en el uso que le das, en si realmente lo necesitas o no. Si ha pasado mucho tiempo desde que usaste esa sandwichera o si solo la has usado un par de veces, seguramente no la vas a usar con mucha frecuencia de ahora en adelante.

Ahora les toca el turno a los alimentos. En primer lugar, revisa las fechas de caducidad y desecha todo lo que esté caducado. Después, valora cada paquete y cada bote y separa aquellos que usas habitualmente, como arroz, lentejas, conservas… de los que compraste una vez para una receta en concreto y que nunca más usaste. ¿Repetirás ese plato? ¿Te puede servir para otra receta? Decide si realmente volverás a utilizarlo.

 Segundo paso: asignar un lugar a cada cosa

fae3ad203d811996466ff0abc1c77ede.jpg

«El desorden se produce por no poner las cosas en el lugar que les corresponde». Marie Kondo.

Este es otro de los pilares del método Konmari. Si cada objeto tiene su lugar y cada vez que acabas de usarlo lo devuelves a su sitio, no hay lugar para el desorden. Para conseguirlo, debes agrupar y guardar los objetos por categorías. Por ejemplo, los utensilios de cocción en un armario (cazuelas, ollas, sartenes…), los táperes en otro, los cubiertos y pequeños utensilios en cajones, etc. Para aprovechar mejor el espacio, apila las ollas, cacerolas, cuencos, táperes…; unos dentro de los otros y las tapas a parte en vertical, si es posible. En cuanto a la vajilla y a la cristalería, la manera básica de ordenarlas es dividiendo el armario en una zona para piezas de beber y otra para las de comer.

1fdbc4e4b89ffc85f52d59cde4ad8342.jpg

En cuanto a los trapos de cocina, Marie Kondo propone un método de plegado para ahorrar espacio. Explicarlo nos supondría alargarnos demasiado, pero puedes encontrar muchos vídeos en YouTube sobre cómo doblar toallas, trapos y servilletas.

En cuanto a los productos de limpieza, guárdalos debajo de la fregadera, incluido el lavavajillas y el estropajo que usas habitualmente. Instala baldas y organizadores extraíbles y, sobre todo, no acumules, guarda solo los que de verdad utilizas.

En el caso de los alimentos, lo mismo: guárdalos por categorías. Los frascos de especias todos juntos, o bien en un especiero o bien en un cesto o caja abierta que puedas sacar fácilmente cada vez que los necesites. Las conservas ponlas también en el mismo armario ordenadas a su vez por categorías. Y puedes poner las legumbres, arroces y pastas en botes de cristal, así lo tendrás todo a la vista y sabrás qué queda de cada cosa. Un pequeño truco: pon una etiqueta de pizarra y escribe en ella la fecha de caducidad. ¡Útil y decorativo a la vez!

2fb2c00ff81720a3818d2a15df8f7b84.jpg

Ya hemos eliminado y guardado. ¿Y ahora, qué?

Un último consejo más y, no solo tendrás tu cocina ordenada, sino que te será mucho más fácil limpiarla y mantenerla en orden.

Libera completamente la superficie de trabajo. Con una encimera despejada, la cocina se verá más ordenada, tendrás más espacio para trabajar y será más fácil limpiarla. Te aconsejamos que aquellos aparatos como licuadoras, exprimidores, tostadoras, etc. que no uses más de dos veces por semana, los metas en un armario. Estos trastos en seguida se llenan de grasa y crean recovecos donde se acumula la suciedad.

62b7c7bba2e33a2f30cd500fb47051b8.jpg

Y, por último, un consejo de sostenibilidad. Lo que hayas decidido desechar, no lo tires a la basura sin más. Pregunta a tus amistades y familiares si quieren o necesitan algo o busca asociaciones benéficas que puedan necesitar esos utensilios. Y cuando hayas donado todo lo posible, lleva el resto a un punto limpio de tu ciudad para que se recicle adecuadamente.

 

TRUCOS PARA LA ORGANIZACIÓN DEL HOGAR QUE SEGURO QUE NO CONOCÍAS

ab00213021e5cf896fad7440adc6fef4.jpg

Una de las cosas que pensamos, siempre que nos ponemos a ordenar y limpiar la casa, es si existe una posibilidad de atenuar esa tarea en cualquiera de las medidas. Y lo que buscamos, en verdad, son simples trucos para organizar el hogar, y que éste, por decirlo de alguna manera, se quede así un buen tiempo. Bueno, eso no existe. Porque las cosas no se ordenan solas, ni la suciedad, mucho menos, se limpia sola. Lo que sí tenemos para ti, son los verdaderos trucos para lo organización del hogar que seguro que no conocías. Que no te ahorrarán el tiempo y esfuerzo que tienes que invertir de vez en cuando, pero sí que te despejarán las ideas a la hora de hacerlo.

Admira el desorden

Algo muy importante a la hora de pensar en la organización del hogar, es el hecho de que exista la desorganización del hogar. Pasando del concepto que tenga cada uno de orden y desorden, la limpieza es un indicador bastante interesante que habremos de tener en cuenta. Si está sucio, está desordenado. Por otro lado, entender que ese desorden lo hemos causado nosotros, y meditar sobre qué cosas podrían ser evitables, sobre como vas a organizarte a la hora de limpiarlo todo. También, hacer un examen rápido sobre qué cosas puedes tirar, para algo que te explicaremos luego.

Cada cosa en su lugar

9da33cfd6b50e207947718eb59ccf1d0.jpg

Algo que tienes claro en tu día a día, si disfrutas con una casa organizada, es que cada cosa que posees tiene un lugar concreto donde puedes encontrarla siempre. Esa es la verdadera base de la organización, la utilidad de ésta para facilitarte el día a día. Por ello, debes tener, y seguramente tengas, memorizado dónde va cada cosa en tu casa, lo que te facilitará muchísimo la tarea de hacer limpieza general. Si eres de los que dejan todo por ahí después de usarlo, este consejo es el que más claro debes tener. Pues cada cosa ha de ir en el lugar de donde lo cogiste en su momento.

Tira todo lo que sea inútil

Sin contar todos los recuerdos que almacenamos en nuestro hogar, hay un montón de cosas en la casa que no se utilizan para nada. Como te comentamos antes, un simple vistazo en el desorden puede valer para juzgar qué se puede tirar y qué no. De esta forma, liberarás un montón de espacio en casa que te servirá, tanto para verla limpia, como para almacenar futuros elementos. Un truco que siempre se recomienda es el de ponerse como propósito deshacerse de una cosa inútil cada día. Así que prueba a ponerlo en práctica y pronto verás cómo se limpia el ambiente en tu cas

474cae2f14b491d54d6c9e7275fad21a.jpg

Vive organizando tu casa

La tarea de organizar la casa no tiene por qué durar muchas horas, si se le dedica un poquito del tiempo que tenemos libre. Por ejemplo, mientras esperas a que esté la cena, puedes organizar la cocina. O durante los anuncios de la tele, poner a punto el salón. No te equivoques, no pretendemos que te vuelvas obsesivo por la organización en tu hogar, hasta el punto de estar organizando todo constantemente. Solo con que te mentalices con tener la casa organizada, y aprendas a no perder los nervios con el desorden, harás de organizar la casa una de tus tareas favoritas.

Admira el orden

Cada vez que termines de organizar la casa, dedica unos minutos a contemplar tu trabajo y sentirte orgulloso de él. La sensación de satisfacción será fantástica, y podrás hacer un inventario mental de lo que tendrás que hacer la próxima vez que organices. Además, disfrutarás día a día de todo ese orden, al encontrar todo donde tiene que estar, a la par que lo desordenas todo otra vez. Es un ciclo curioso al que, si prestas atención, te acostumbrarás rápido, y te ayudará mucho cuando te pongas a ordenar.

¡Hora de organizar la casa!

efab066d7506c004a8c2b8aef9cec511.jpg

Ahora que ya conoces estos fantásticos trucos para organizar la casa, es hora de que te pongas a arreglar el precioso desorden que tienes alrededor. Porque como dice el dicho “Casa limpia, mente limpia”, notarás cómo te sientes mucho mejor viviendo en un lugar ordenado y limpio.